El conflicto entre la dirección de Podemos y su Comisión de Garantías llega a los tribunales